Caral


Caral o Chupacigarro Grande representa una de las civilizaciones más antiguas de América (3000 y 2000 años a.C.), sociedad contemporánea con la egipcia, la mesopotámica, la índica y la china. La ciudad sagrada de Caral fue edificada por el primer estado político que se formó en el Perú, 4400 años antes que gobernaran los incas. Fue investigada por primera vez en 1949 por los estadounidenses Paul Kosok y Richard Schaedel, quienes mencionan en un informe publicado en el libro Life, Land and Water in Ancient Perú en 1965, que Chupacigarro (como se le conocía a Caral entonces) debía ser muy antiguo, si bien no lograron demostrar cuánto.

La antropóloga Ruth Shady excavó en Caral a partir de 1996, presentando sus estudios en el libro "La Ciudad Sagrada de Caral-Supe en los albores de la civilización en el Perú”. En ese libro sustentó abiertamente la antigüedad precerámica de la Ciudad Sagrada de Caral. La ciudad se encuentra en el valle de Supe, provincia de Barranca, a la altura del km 184, al norte de la ciudad de Lima y a 23km hacia el Este. Posee algunos de los mayores edificios encontrados en el valle de Supe, con plataformas en las que cabrían dos estadios de fútbol y construcciones de hasta cinco plantas.

La sociedad de Supe en los inicios de la civilización

Caral es el asentamiento más destacado de los 18 identificados a lo largo de los 40km del valle bajo y medio de Supe, cada uno de los cuales reúne edificios públicos con la característica plaza circular hundida, además de un conjunto de unidades domésticas. Caral no es la ciudadela más extensa, pero si la que muestra un diseño arquitectónico planificado y una fuerte inversión de fuerza de trabajo en la construcción de los edificios piramidales.

Caral ocupa 66 hectáreas, en las cuales se distingue una zona nuclear y una zona marginal. En la primera, las edificaciones están distribuidas en dos grandes mitades: una lata, donde se puede apreciar las construcciones piramidales más destacadas, la plaza circular hundida, los dos espacios de congregación publica masiva, las unidades domésticas y de almacenamiento de los funcionarios y el extenso conjunto residencial. La mitad  baja tiene edificios de menores dimensiones, destacando el complejo arquitectónico del Anfiteatro. La zona marginal tiene numerosas viviendas agrupadas, distribuidas a modo de archipiélago, en "islotes” a lo largo de la terraza que colinda con el valle. Millones de piedras fueron cortadas y trasladadas a la ciudad para la construcción de los edificios públicos, para remodelar los diseños arquitectónicos o para enterrarlos cíclicamente y construir uno nuevo.        

La economía de Caral

Los avances tecnológicos alcanzados en los campos agrícola y pesquero en los valles interandinos y en el litoral, respectivamente, incidieron en el desarrollo de las fuerzas productivas de las sociedades que habitan los valles costeños del área norcentral, en particular en las Supe. La producción de algodón y la manufactura de fibra destinada a la elaboración de ropa-sobre todo de redes para la extracción masiva de pescado – fomentación la especialización laboral y favorecieron la complementariedad económica mediante el intercambio permanente de productos entre los asentamientos de agricultores y de pescadores. S e hizo posible, así, la acumulación de la producción, la división social del trabajo, la especialización y el intercambio a corta y larga distancia.

La visita     
 
El clima en Caral es cálido durante la mayor parte del año.
Además, la zona arqueológica cuenta con una primera etapa de implementación de servicios. En ella existe un área de recepción con servicios higiénicos y una pequeña tienda de venta de  recuerdos, publicaciones y bebidas.
Al llegar a Caral se debe ingresar a la zona recepción y descanso, donde encontrara personal especializado que le guiara en su visita.      
 
La zona arqueológica y centros poblados aledaños, carecen de servicios de hospedaje y restaurantes. El horario de atención es de lunes a domingo de 9am a 5pm.
Recomendaciones llevar abundante agua, usar  protector solar, vestir ropa ligera, (de preferencia de algodón, de manga larga y color claro), zapatos confortables, gorra o sombrilla y lentes oscuros.

Como llegar.
En vehículo particular.    

Vía oficial: 
Para llegar a la Ciudad Sagrada de Caral, deberá viajar por la carretera Panamericana Norte, hasta el km 184, antes de las ciudad de Supe, tomar la derecha, donde luego de recorrer 23km llegara a una señal, situada a la izquierda del camino, que indica la ruta hacia elcomplejo arqueológico.

Vía alternativa:
La otra alternativa de ingreso, cuando el rio sube su caudal entre los meses de abril a diciembre y dificulta el acceso por la vía oficial, es una carretera  afirmada a la altura del km 159 de la Panamericana Norte, en el desvío de Végueta. La distancia estimada es alrededor de 24km. 

En transporte publico
Tomar los buses que van a Barranca, hasta llegar a Supe Pueblo que se encuentra en el kilómetro 187 de la Panamericana Norte.

Desde allí, a una cuadra del mercado principal está ubicado el paradero de taxis-colectivos que se dirigen al centro poblado de Caral. El costo aprox. del pasaje es S/3.50. Deberán bajar en el ingreso peatonal del sitio arqueológico, desde donde parte una ruta peatonal señalizada. El tiempo estimado de caminata es de 20min. Si utiliza el servicio de taxi, los autos lo conducirán hasta la zona de recepción del sitio arqueológico. Es posible contratar el servicio de ida y vuelta coordinándolo previamente con el conductor.
Es conveniente tener presente que para el retorno, los taxi-colectivos solo prestan servicio hasta las 4pm.                    


                                                       



Copyright © 2016 Todos los derechos reservados  Lugares Turisticos de Lima

Desarrollo Web Websystem